Violetas Africanas

Violetas Africanas

Existen muchas variedades distintas, cada una de ellas con flores de color y matices distintos. La violeta africana posee una roseta de hojas redondeadas cubiertas por vello, y de cuyo centro aparecen los racimos repletos de flor. La floración surge indistintamente durante todo el año. Tras la floración se podan los tallos florales marchitos. Sin duda, la violeta africana es una de esas plantas de interior que no puede faltar en la casa de un aficionado a las plantas de interior, ocupando una posición protagonista sobre la mesita del salón, por ejemplo. Las violetas africanas prefieren entornos muy luminosos, lo que les ayudan a que la floración sea continuada a lo largo del año. Los riegos se realizarán siempre desde abajo, dejándola en un plato con agua durante unas pocas horas, y luego retirando el exceso de agua. Cuando veamos que la tierra empieza a secarse volveremos a realizar la acción. El mayor enemigo de la violeta africana es el exceso de agua que activa un moho gris que pudre las hojas.

5 Producto(s)